Las mujeres en el mundo de la ingeniería

La representación de las mujeres en el mundo de la ingeniería es mucho más baja que la de los hombres.

Un informe de la UNESCO sobre el tema proporciona datos interesantes:

En Europa y América del Norte el número de los graduados en ingeniería, física, matemáticas y tecnología de la información es generalmente bajo. Las mujeres representan tan solo el 19% de los ingenieros en Canadá, Alemania y en los Estados Unidos. En Finlandia este porcentaje alcanza el 22%. Sin embargo, la situación cambia radicalmente en Chipre, donde el 50% de los graduados en ingeniería son mujeres. En Dinamarca un 38% y un  36% en Rusia. En Japón y en Corea del Sur, las mujeres representan solo el 5% y el 10% de los ingenieros.

¿Qué impide a las mujeres participar plenamente en la industria de la ingeniería?

El informe de AAUW Solving the Equation destaca una investigación reciente que explora los factores que subyacen en la menor representación de las mujeres en estos campos, incluidos los estereotipos y los prejuicios y el entorno de trabajo.

La tesis defendida por Harvard Business Review afirma que la cultura de la ingeniería – valores compartidos, creencias y normas – contribuye a la infrarrepresentación de las mujeres en la profesión y, por lo tanto, representa una amenaza para la identidad social del género femenino en la industria.

Cientos de estudios han subrayado la existencia de la denominada “amenaza estereotípica”, es decir, la situación psicológica durante la cual las mujeres se sentirían en riesgo de ser clasificadas como pertenecientes a un grupo social del que se preocupan los estereotipos negativos. Esta situación afecta negativamente el rendimiento intelectual de las mujeres y no permite una exploración completa de su potencial.

La investigación realizada por AAUW sugiere que los estereotipos se activan para las mujeres con más frecuencia cuando pocas mujeres trabajan en una organización, por lo que es difícil crear un sentido de pertenencia.

Según el Informe UNESCO science report: towards 2030, solo 17 mujeres han ganado el Premio Nobel de física, química o medicina desde Marie Curie en 1903, en comparación con 572 hombres. Hoy en día, solo el 28% de todos los investigadores del mundo son mujeres. Tales enormes disparidades, tan profunda desigualdad, no ocurren por casualidad.

La Asamblea General de las Naciones Unidas en 2015 decidió introducir la educación y la igualdad de género como parte integral de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La desigualdad es un freno para el progreso, por eso, para garantizar el desarrollo sostenible del mundo, es necesario para fomentar la plena participación de las niñas y las mujeres en la educación y el trabajo en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM).

“La igualdad de género es más que una cuestión de justicia o equidad. Los países, las empresas y las instituciones que crean un entorno propicio para las mujeres aumentan su capacidad innovadora y su competitividad. El esfuerzo científico se beneficia de la creatividad y vitalidad de la interacción de diferentes perspectivas y experiencia. La igualdad de género fomentará nuevas soluciones y ampliará el alcance de la investigación. Esto debe ser considerado como una prioridad para todos si la comunidad global se toma en serio el logro de la próxima serie de objetivos de desarrollo” UNESCO science report: towards 2030

En conclusión, la expansión de la representación de las mujeres en la ingeniería requiere un esfuerzo conjunto por parte de las instituciones educativas y los entornos de trabajo para que promuevan la educación a los modelos femeninos en la ingeniería y que eliminen los prejuicios implícitos para hombres y mujeres.

La ingeniería y la informática se distinguen de la categoría más amplia de STEM por representar más del 80% de la fuerza laboral, ofreciendo una variada gama de oportunidades de alta calidad. La diversidad en la fuerza laboral contribuye a la creatividad, la productividad y la innovación. Las experiencias de las mujeres, junto con las experiencias de los hombres, deberían informar y guiar la innovación en el sector.

Es interesante la posición de Melinda Gates, que cree firmemente que ha llegado el momento de superar la brecha de género. La de Melinda Gates no es solo una opinión, sino una misión real que se plasma a través de su nuevo proyecto, centrado en promover el papel de la mujer en la tecnología.

En Trace Software International creemos firmemente que los esfuerzos deben centrarse en la neutralidad de género. Cuando buscamos un profesional, el enfoque se centra únicamente en su capital humano,  su formación, las habilidades y la compatibilidad cultural necesarios para participar en el éxito de la empresa.