El problema africano del acceso a la energía

El acceso a la energía es una prioridad estratégica en todas las regiones del mundo. Sin energía, los países no pueden alimentar sus economías.

Lamentablemente la situación actual no es muy positiva. De hecho, alrededor de 1.200 millones de personas en el mundo todavía experimentan situaciones de pobreza energética con una concentración del 80% en las zonas rurales. La falta de acceso a formas de energía confiables es un obstáculo para el logro de los  Millennium Development Goals.

¿Cuál es la situación actual en África?

Lamentablemente, para algunas regiones del país, en particular las áreas subsaharianas, el acceso a fuentes de energía seguras es un privilegio. En estas áreas hay al menos 20 horas de cortes de energía por mes, según lo declarado por el Director Gerente del Sri Mulyani Indrawati World Bank en el International Student Energy Summit in Bali, Indonesia, el 10 de junio de 2015.

¿Qué factores impiden el acceso a fuentes de energía seguras en África?

En el panorama africano, hay muchos factores críticos que deben ser considerados. Principalmente, las infraestructuras inadecuadas que impiden explotar el potencial económico del continente. En segundo lugar, no existe un marco institucional que pueda funcionar como referencia en el sector. Otro de los obstáculos es la reducción de la financiación en el desarrollo de muchas regiones. Los proyectos en el sector de energía renovable requieren grandes inversiones, cuyo valor oscila entre 33.4 mil millones y 63 mil millones de dólares. En África, en los últimos 10 años la situación es diferente y el gasto anual promedio no superó los 12 mil millones de dólares. El modelo comercial obsoleto es otro aspecto que debe considerarse junto con elevado coste de la tecnología renovable, especialmente en la fase de implementación inicial.

Sin embargo, la situación en el norte de África parece mucho más prometedora y dinámica. Algunas grandes inversiones en proyectos de energía renovable han podido movilizar el sector en Marruecos, Túnez, Argelia y Egipto. La energía solar es la solución lógica para los 600 millones de africanos que viven sin electricidad.

La energía solar es una gran oportunidad. Entre los proyectos más prometedores: el enorme parque solar en el Sahara que pronto podría exportar electricidad a Europa si el gobierno tunecino aprueba la solicitud presentada por la empresa de energía responsable del proyecto. El megaproyecto TuNur llevaría electricidad a Malta, Italia y Francia utilizando cables submarinos. También se planea completar la construcción de Noor Ouarzazate en Marruecos, la planta solar más grande del mundo que estará lista para finales de este año por un coste total de 9 mil millones de dólares.

En este escenario, las alianzas entre organismos públicos y operadores privados juegan un papel clave. (Asociación público-privada – PPP). Las organizaciones privadas aportan su experiencia y competencia para proporcionar infraestructuras y servicios eficientes y rentables. Por otro lado, las decisiones de los cuerpos políticos locales deben ser rápidas y transparentes. Se trata de un factor esencial para la correcta gestión y ejecución de un PPP.

Mustapha Bakkoury, Presidente de la Junta de la Agencia de Energía Solar de Marruecos, afirma que “creemos que es factible no es suficiente“, destacando el escepticismo que sigue caracterizando a algunos gobiernos en algunos países africanos.

En este escenario, ¿qué papel juega Trace Software International?
Emocionantes iniciativas están llegando a su fin en el sector de las energías renovables.
No te pierdas las últimas actualizaciones.

 

Trace Software – empowering electrical solutions.

Webinars    eSHOP     Venta

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *