¿Cómo afecta la pandemia de coronavirus a la industria de la energía solar?

Estamos en enero de 2020. Los medios hablan de un virus hasta ahora desconocido que pone de rodillas a la ciudad de Wuhan en la provincia de Hubei en China. Difunden las imágenes de una ciudad fantasma: nadie puede salir de sus casas, salvo por asuntos muy urgentes. Hablan del coronavirus, un síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV), un virus novedoso que ha provocado la primera gran pandemia del nuevo milenio.

Sin embargo, el COVID-19 no tarda mucho en llegar a Italia a finales de enero, se extiende a España desde febrero, luego a Francia, Alemania y Holanda. Ataca al resto de Europa en tiempo récord. La OMS declara la pandemia el 11 de marzo. Hoy en día, el COVID19 se ha extendido a al menos 177 países y ha afectado a más de 23 millones de personas en todo el mundo.

COVID-19 ha paralizado la economía, agotado el sistema de salud, cambiado para siempre la dinámica de la vida de la humanidad.

Todos estamos viendo las noticias y todavía se siente surrealista. Desafortunadamente, el distanciamiento social y lockdown se han convertido en palabras cotidianas.

¿Cuáles son las consecuencias del virus en el sector energético?

Para detener la propagación de la pandemia, los gobiernos mundiales han impuesto medidas de distanciamiento social y la obligación a confinarse. La mayoría de los sectores económicos se han visto obligados a detener su actividad sin descanso. Piense en transporte, fábricas o actividades recreativas. Otros profesionales han sido considerados trabajadores esenciales, como los supermercados.

Otros sectores han tenido que redefinir su dinámica. Algunos han optando por el método de trabajo remoto, otros han cambiando su logística, como los restaurantes que han promovido la entrega a domicilio. Esta gran parálisis económica, junto con la movilidad limitada, ha causado la mayor caída en la demanda de energía en los últimos 70 años y una consecuente disminución sin precedentes en las emisiones de CO2.

Un estudio publicado en Nature Climate Change estima que las emisiones el 7 de abril de 2020 disminuyeron en un 17%, más que cualquier otro día durante los primeros cuatro meses de 2020. Según el análisis de 100 días de datos, la IEA predice que el consumo mundial de energía en 2020 disminuirá en un 6% en lo que llama un “choque histórico para todo el mundo energético“. Es el equivalente a perder toda la demanda de energía de la India, el tercer mayor consumidor de energía del mundo.

“Este es un shock histórico para todo el mundo energético. En medio de la incomparable crisis económica y sanitaria actual, la caída de la demanda de casi todos los combustibles principales es asombrosa, especialmente para el carbón, el petróleo y el gas. Solo las energías renovables están resistiendo durante la caída inaudita del uso de la electricidad “, dijo el Dr. Fatih Birol, Director Ejecutivo de la IEA. “Todavía es demasiado pronto para determinar los impactos a largo plazo, pero la industria energética que emerja de esta crisis será significativamente diferente de la anterior”.

Empecemos con la industria del petróleo y del gas que ha sido sacudida hasta la médula. Los analistas y asesores expertos de Wood Mackenzie dicen que el COVID-19 está amenazando hasta $210 mil millones en inversiones planificadas en petróleo y gas. Con la economía en hibernacion, hay una exceso de oferta de la demanda del mercado. La creciente volatilidad de los precios de los combustibles fósiles está causando que muchos inversores vean estas actividades en el mundo posterior a COVID con mayor precaución.

Lamentablemente, el caos económico y social de la pandemia también ha afectado al sector de las energías renovables, cuyo espectacular crecimiento que se ha observado en las últimas dos décadas se teme que pueda ralentizarse.

El confinamiento ha dejado en suspenso numerosos proyectos fotovoltaicos debido a las interrupciones en las cadenas de suministro.

Considere, por ejemplo, el bloqueo de la producción de paneles fotovoltaicos de China en febrero (las fábricas en China producen alrededor del 70% del suministro global de paneles solares). Aunque las fábricas ya están abiertas y las empresas están reactivando sus actividades habituales, el daño económico creado por retrasos e interrupciones ha afectado a proyectos fotovoltaicos en todo el mundo.

La recuperación depende del tamaño de la empresa y su capacidad de liquidez y el acceso o reestructuración de la deuda:

“Garantizar el acceso adecuado a la deuda con tasas de interés adecuadas y otros mecanismos de financiación será clave para garantizar que los stakeholders puedan mantener sus operaciones ahora y a largo plazo”. IEA

Otro factor clave, expuesto en el mismo informe, nos hace reflexionar sobre la crisis en el sector fotovoltaico, que se dedica al diseño de sistemas descentralizados para techos solares y que representó el 40% de la producción mundial en 2019.

El distanciamiento social disminuye la posibilidad de acceder a los edificios, debido a las restricciones impuestas por COVID-19, ha bloqueado el sector caracterizado por pequeñas y medianas empresas.

Es un panorama caracterizado por un sentimiento constante de incertidumbre sobre el curso futuro de la industria de la energía solar. Evidentemente, la recuperación del sector dependerá de la capacidad de los gobiernos para diseñar estrategias que puedan restaurar el crecimiento de la industria del solar en estas nuevas situaciones y evitar el colapso económico.

“Con los bancos centrales inyectando capital y los gobiernos  promocionando politicas de promoción del sector, una vez que se levanten los bloqueos de coronavirus, las energías renovables deberían ser capaces de captar una parte cada vez mayor de esta inversión” – Reuters  

¿Cuál es el futuro del escenario energético?

Los analistas consideran que este es un momento decisivo para la transición energética. Los cambios de comportamiento relacionados con el consumo de energía impuestos por el COVID-19 conducirán a una reducción del 8% en la demanda de energía hasta 2050. A medida que la demanda de combustibles fósiles ha experimentado una disminución generalizada, las energías renovables han aumentado su contribución al mix de la energía. Gracias a los bajos costes operativos, los tiempos de diseño y construcción relativamente cortos, se espera que las instalaciones fotovoltaicas y, en general, las que se basan en energía renovable se recuperen mucho más rápido que los proyectos relacionados con la energía fósil. Sin embargo, aunque la hibernación económica impuesta por el COVID-19 ha reducido las emisiones de CO2 a la atmósfera, no puede considerarse un remedio permanente.

Para lograr los objetivos del acuerdo de París sobre el cambio climático y mantener el calentamiento global por debajo de los 2 ° C, los gobiernos deben promover tecnologías capaces de garantizar la transición energética.

“Y si las consecuencias de la crisis financiera de 2008 tienen algo que ver, es probable que pronto veamos un fuerte repunte de las emisiones a medida que mejoren las condiciones económicas. Pero los gobiernos pueden aprender de esa experiencia poniendo las tecnologías de energía limpia: energías renovables, eficiencia, baterías, el hidrógeno y la captura de carbono, en el centro de sus planes de recuperación económica. Invertir en esas áreas puede crear empleos, hacer que las economías sean más competitivas y conducir al mundo hacia un futuro energético más resistente y más limpio “, dijo el Dr. BiroL Director Ejecutivo de la Agencia Internacional de energía.

archelios™ Suite

Con archelios™ Suite, Trace Software ofrece una herramienta única que permite a los profesionales gestionar la totalidad de un proyecto fotovoltaico. Desde el estudio de viabilidad y rentabilidad, la simulación, el cálculo de la energía de producción, el dimensionamiento eléctrico hasta los detalles más pequeños del edificio, archelios™ Suite está diseñada para todo tipo de instalaciones fotovoltaicas.  Esta herramienta consta de tres aplicaciones principales:

· archelios™ Pro: viabilidad, diseño y dimensionamiento

Consiste de cuatro propuestas diferentes de herramientas fotovoltaicas, destinadas a ofrecer mayor valor y satisfacer las necesidades de los diferentes roles profesionales dentro de la industria solar. Cada solución se adapta al tamaño del proyecto fotovoltaico e incluye características y beneficios que satisfecen los requisitos específicos de la actividad.

archelios ™ Pro Free: diseño de proyectos de hasta 36 kWp – Versión GRATUITA

archelios™ Pro Silver: diseño de proyectos de hasta 100 kWp

archelios ™ Pro Gold: diseño de proyectos de hasta 1 MWp

archelios ™ Pro Platinum: software ultra sofisticado para cualquier tipo de proyecto fotovoltaico

· archelios™ Calc: cálculo, auditorías y cumplimiento

· archelios™ O&M: PVBIM, supervisión y mantenimiento

¿Quiere probar el software?

Trace Software International

Trace Software International es parte de Group Trace, unida por la misión común de ofrecer excelencia en soluciones de construcción y energía. El grupo también está formado por BIM&CO, uno de los principales fabricantes mundiales de datos de productos digitales para la industria de la construcción, Green Systèmes, cuya misión principal es optimizar el rendimiento energético de edificios y equipos, Trace Parts, uno de los principales proveedores mundiales de contenido digital en 3D para la ingeniería y Cythelia, fabricante de software para el mercado fotovoltaico. Trace Software International tiene filiales en Francia, España, Marruecos, Alemania, China, Brasil y Estados Unidos, además de una presencia mundial a través de distribuidores o socios autorizados.

Trace Software – empowering electrical solutions.
Webinars    eSHOP     Venta

¿Quiere saber más?